UNA DE TANTAS SOMBRAS


Recuerdo este sueño en que todo es tranquilidad, la luz es muy tenue, como cuando se va la electricidad, pero hay algo de luna, apenas una sonrisa pintada de esta. Todo muy oscuro.

El lugar es casi un pueblo, más bien, una ciudad vieja llena de muros de piedra, monumentos, columnas y enormes escaleras, tan amplias que tienen muchos descansos y hay gente en todas sus orillas, probablemente algunos vendiendo objetos extraños, no precisamente artesanías, sólo objetos. Personas conversando, es casi una feria en estas escalinatas. 

Recuerdo la frescura, las ligeras estrellas, las sombras disminuidas entre más y más sombras. Algo de humo, pequeñas fogatas, ceniza repentinamente elevándose. 

Recuerdo tomar una manta o algo así para cubrirme, enorme también, y sentir cómo el viento trataba de acariciarla, y cómo me hacía uno mismo con la tela tan negra, enredada en mis puños, flotando sobre mi cabeza. De pronto, como si el mismo viento en persona me comprendiera, me sentí empujado cuesta abajo y sentí aumentar la velocidad recorriendo la gran escalinata y esquivando puestos, personas y fogatas, sin detenerme, mientras el viento cruzaba por mis fosas nasales y pelo, dejando en mis oídos restos de conversaciones y gestos del ambiente; algunos sonreían mientras otros se sentían intimidados. 

Escalones uno tras otro grisáceos reflejaban la luz que les era posible. Yo brincaba cada tanto o alcanzaba a tocar algún árbol, corriendo con una libertad absoluta, convertido en el paso de una de tantas sombras. 

1 comentario:

Cinicoteca dijo...

La sombra es más veloz que el cuerpo que la proyecta
atceyorp al euq opreuc le euq zolev sam se arbmos aL

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...